Noticias

Declaración sobre la destitución de Daniel Rodríguez Collazo como presidente ejecutivo de COSSEC

LIGA

Vea la Resolución de la Junta de COSSEC

La Liga de Cooperativas de Puerto Rico, organismo privado que representa al movimiento cooperativo puertorriqueño, respalda inequívocamente la actuación de la junta directiva de la Corporación para la Supervisión y Seguro de Cooperativas (COSSEC) de retirar la confianza al señor Daniel Rodríguez Collazo para ejercer el cargo de presidente ejecutivo de la COSSEC. De los cinco integrantes de la junta directiva de COSSEC que votaron conforme al descargue de su responsabilidad fiduciaria, una representa al interés público y los otros cuatro han sido democráticamente electos por las cooperativas conforme a la Ley 114, ley habilitadora de COSSEC. La actuación de estos valientes ciudadanos se dio en el marco de una reunión legítimamente convocada y reanudada, conducida con el quórum necesario a pesar de la retirada del sector gubernamental quien decidió abandonar la mesa de reunión, renunciando a sus funciones.

La resolución unánimemente aprobada por estos cinco ciudadanos responsables pone fin al derroche y la incompetencia en la administración de la corporación pública que asegura a las cooperativas de ahorro y crédito y que regula a todas las cooperativas del País.  Esta decisión fue tomada para asegurar la estabilidad económica del sistema cooperativo y evitar el menoscabo de la entidad que asegura los depósitos y ahorros de más de 900,000 personas que confían en nuestras cooperativas, colectivamente poseídas y democráticamente administradas.

Sin embargo, por su valentía y rectitud en el descargue de sus funciones, hoy, estos enfrentan las amenazas de varios funcionarios gubernamentales. Por eso, la Liga de Cooperativas los apoya y exige que se respete esta decisión tomada tras un examen del desempeño inepto y temerario del señor Daniel Rodríguez Collazo como presidente ejecutivo de COSSEC.

Durante los pasados seis meses, la junta directiva de COSSEC detectó múltiples irregularidades de Rodríguez Collazo. Según se desprende del examen que realizó la junta, Rodríguez se excedió en el presupuesto aprobado para la suscripción de contratos por servicios legales ($280,000) y consultoría general ($202,640). También, asignó salarios a empleados de nuevo ingreso equivalentes a varios pasos de aumento en la escala salarial (sin cumplir con los requisitos reglamentarios), reclutó nuevos empleados para realizar tareas que realizaban otros que continúan en la plantilla laboral, utilizó los servicios de contratistas profesionales sin que mediara contrato escrito y violó las políticas relativas a nombramientos y contratos exponiendo a la Corporación a reclamaciones por discrimen laboral. Además, el destituido presidente ejecutivo se negó injustificadamente a entregar documentos, retuvo información y deliberadamente proveyó información incorrecta a la junta directiva, induciéndola a error en la toma de decisiones. Como si fuera poco, Rodríguez desobedeció y retó abiertamente las decisiones de la junta directiva e incumplió con su deber de informar periódicamente sobre la situación financiera de la Corporación. A todo esto se suma su absoluta ignorancia sobre el funcionamiento de las cooperativas, su naturaleza ética y las leyes y reglamentos que las cobijan.

Debido a las fallas e irregularidades antes señaladas, que ponen en riesgo a la Corporación, la junta directiva de COSSEC tomó la decisión de destituirlo. Este proceder es legítimo pues se hizo conforme las disposiciones de la Ley Núm. 114 de 17 de agosto de 2001. Específicamente, el Art. 9 de dicha ley establece que el Presidente Ejecutivo de COSSEC «desempeñará el cargo a voluntad de la Junta de la Corporación». Asimismo, el Art. 6  dispone que «todos los acuerdos se tomarán por una mayoría de los miembros que constituyan quórum». Así se hizo en este caso.

La COSSEC es una entidad que se nutre por fondos únicos del movimiento cooperativo; esencialmente del pago de la prima del seguro de acciones y depósitos. La COSSEC regula y asegura las acciones y depósitos de socios y no socios. La prudencia, rectitud y transparencia en la administración de ese patrimonio es vital para asegurar la estabilidad y el futuro del sistema cooperativo.

Los cooperativistas hemos velado porque en el ejercicio de sus funciones la COSSEC no se aparte jamás de  los valores y principios del cooperativismo. Por su función reguladora, tiene que ser el espejo donde todas y todos nos miremos. Tiene que ser la primera en dictar la pauta sobre la sana y adecuada administración. Por eso, hemos procurado que nuestros representantes velen por esos principios y se desempeñen a la altura de la identidad cooperativa que encarnamos. Esos compañeros que están ahí representándonos lo hacen sin cobrar dietas, en actitud de entrega y compromiso, regidos por la Ley de Ética Gubernamental e inspirados por el potencial del cooperativismo para echar hacia adelante el País.  

El pueblo debe saber que COSSEC es una entidad solvente y capaz en gran medida por la presencia y el celo de nuestros representantes en esa junta. A lo largo de más de 30 años de historia, el movimiento cooperativo ha tenido que batallar con agendas político-partidistas y personales. Recordemos que en la década del 90, cuando sacaron mediante legislación a nuestros representantes electos, la Corporación sufrió la mayor crisis financiera en su historia. De ahí la importancia de la actual composición de su Junta. Contrario a otras corporaciones públicas, la junta directiva de COSSEC posee un sistema equilibrado donde se balancean los intereses gubernamentales y del sector cooperativo. Nuestros representantes impiden que el sector gubernamental incline peligrosamente esa balanza. Por eso, las recientes determinaciones de nuestros representantes son cónsonas con la estabilidad del sistema cooperativo.

A diferencia de los cuatro representantes del gobierno, que al ver que no tendrían los votos para sostener sus posiciones abandonaron una reunión que estaba en pleno desarrollo, los cuatro representantes del sector cooperativo más el del interés público, actuaron conforme a su deber y su conciencia. De esa forma, cumplieron con la Orden Ejecutiva OE-2013-002 de la actual administración gubernamental que estipula que «el Estado Libre Asociado de Puerto Rico enfrenta una difícil situación fiscal y económica que amerita la pronta e inmediata implantación de mecanismos que garanticen el control y el manejo responsable de los recursos gubernamentales», para lo cual se ordena establecer «una verdadera política pública de responsabilidad fiscal».

Es por todo eso que, una vez más, la Liga de Cooperativas de Puerto Rico, como representante de las empresas cooperativas del País, empresas que hemos sabido administrar eficaz y solidariamente en tiempos de crisis, solicitamos y exigimos que se respete la voluntad de la junta directiva de COSSEC, quien legalmente constituida y con el quórum requerido destituyó la ineptitud y la irresponsabilidad del señor Daniel Rodríguez Collazo. Solicitamos y exigimos que se reconozca al señor Román Velasco como presidente ejecutivo interino y que de inmediato este ordene una auditoría interna de la Corporación.

Pedimos la rápida intervención del Gobernador en este asunto. Su Orden Ejecutiva 2013-002, que fue ignorada por los funcionarios de su administración, establece las pautas para salir de esta situación mediante el respeto a nuestras instituciones. Confiamos en que su gobierno se aleje de la mala gobernanza y de pasadas prácticas de tomar por asalto a COSSEC como si fuera un botín para otorgar contratos por amistad o lealtad partidista.

Ninguna decisión democrática puede considerarse un “golpe de estado”. Debe respetarse la determinación de la mayoría de la Junta pues esta fue tomada por 5 de sus 9 miembros de conformidad con la Ley. Por esa misma razón, es necesario solicitar la renuncia inmediata del señor Sergio Ortiz Quiñones, Comisionado de la Comisión de Desarrollo Cooperativo (CDCOOP),  pues este se ha convertido en cómplice de la mala administración al lanzar amenazas, mentir y sostener una postura antidemocrática hacia las instituciones que sirven al cooperativismo.

A los líderes cooperativistas y al pueblo en general, solicitamos la más profunda solidaridad con nuestros hermanos representantes. Hacemos un llamado a estar alertas a las convocatorias y acciones que estaremos tomando en los próximos días. No descartamos acudir a los tribunales -y a la calle si fuera necesario- para exigir nuestros derechos y demandar la mala administración de COSSEC y su efecto en la estabilidad del movimiento cooperativo.

Las recientes declaraciones del destituido presidente ejecutivo de COSSEC demuestran la intención gubernamental de actuar sin fiscalización ni transparencia, al margen de los regulados y utilizando los fondos de la aseguradora COSSEC como cartera particular. Nuestro deber como representantes de los cooperativistas es fiscalizar a los gobiernos y sus prácticas de otorgar contratos a personas cuyo único mérito ha sido militar en partidos políticos, donar a campañas electorales y recibir premios de consolación con el dinero de los cooperativistas.

Es momento de abandonar la actitud de menosprecio a la trayectoria digna del cooperativismo borincano. Nuestro movimiento cooperativo tiene 140 años de construir un sendero de empresarismo solidario y patriótico. Por nada permitiremos que se saquee nuestro patrimonio cooperativo. El dinero de las cooperativas seguirá siendo de la gente, dirigido por la gente y para el servicio de la gente.

1 de diciembre de 2013



Aporte Voluntario Adicional a la Liga (AVAL)

| Más Información sobre AVAL |

COOPERATIVISMO AL DIA Puerto Rico Cooperativista

COOPCAP AQUI puedes ver la edición de verano 2015 del Puerto Rico Cooperativista el periódico de la Liga de Cooperativas de Puerto Rico. En esta publicación te presentamos los siguientes temas: Del IVU al IVA enmiendas y su impacto a las cooperativas, Congreso Anual, Encuentro...
+ leer más
PROGRAMA RADIAL

Parte 1

Parte 2

NOTICIAS
Campaña en oposición al IVA

Mix 1

Mix 2

Mix 3

Calendario Facebook